“La concienciación de gran parte de la sociedad con el medio ambiente termina en cuanto echa los residuos al contenedor”

Tratamientos Ecológicos del Noroeste (TEN) es una empresa dedicada a la valorización de residuos orgánicos para la producción de suelos artificiales y compost. Su responsable general, Carmen Pintor, subraya la calidad de la enmienda orgánica que elaboran desde las instalaciones de Touro y su diversificación al aplicarse en diferentes cultivos, como plantaciones de frutales, monte, cereales o viñedos.

Pintor reconoce que en TEN son conscientes de las problemáticas que denuncian parte de los vecinos y afirma que la empresa es “la primera interesada en solucionarlo”. Para ello, confía en obtener pronto las autorizaciones pertinentes para “poder cubrir toda la superficie de trabajo y así llegar a olor cero”.

¿Cómo surge Tratamientos Ecológicos del Noroeste?

TEN surge tras años de investigación de edafólogos de la USC buscando materias primas aptas para fabricar suelos que permitieran corregir la acidez de las aguas y poder recuperar los ríos del entorno de la mina de Touro. En 2004, jóvenes emprendedores del sector del medio ambiente que buscaban un emplazamiento para una planta de compostaje de lodos EDAR, que en aquellos años se vertían en fincas sin ningún tratamiento, se unen al propietario de la Mina y a los investigadores para crear lo que hoy en día es TEN.

¿Cómo ha evolucionado TEN desde entonces?

Pues, echando la vista atrás, en 2010, cuando empecé a trabajar en TEN, éramos cuatro personas en total y lo único que había era una pequeña superficie impermeabilizada y una nave de 300 metros cuadrados. Hoy en día, doce años después, somos 18 personas (de las cuales 15 somos vecinos en la zona), toda la instalación esta impermeabilizada, se ha ampliado la superficie cubierta con dos naves de 11.000 metros cuadrados y se han realizado otras muchas inversiones en maquinaria, sistema de depuración de aguas, sistemas anti olor, etcétera.

La valorización del residuo produciendo tecnosuelos y compost está en la esencia de la actividad de TEN. Hablan de un producto “bueno y necesario”. ¿Qué hay del proceso? ¿Se puede convivir en las inmediaciones de una planta de gestión de residuos?

Pues me alegro de que me haga esta pregunta, porque aquí en el pueblo [en el municipio de Touro], y hablo también como vecina, tenemos algunos problemas con el tema de los olores. Aunque no hemos dejado de invertir en sistemas para la eliminación de olores, desde productos, nebulizaciones, cambiar las operativas de trabajo, indicar a los transportistas que no pasen por el pueblo, que lo bordeen y que vengan todos con las lonas perfectamente colocadas, hacer rutas a diario para poder identificar si hay olores lo antes posible, … Lo cierto es que seguimos teniendo algún episodio de olor puntual dependiendo de la dirección del viento. Desde TEN somos plenamente conscientes de este problema, y somos los primeros interesados en solucionarlo. Ahora, si nos lo autorizan, esperamos poder cubrir toda la superficie de trabajo y así llegar a olor cero. De todas formas, este tema es algo complicado porque, en la sociedad actual, vemos cada día cómo hay denuncias entre los propios vecinos por aplicaciones de purines o estiércoles para abonar sus fincas por el tema olores.

Ya que hablamos de los vecinos y de sus fincas. ¿Considera que plantas como la de TEN puede beneficiar a los agricultores de la zona?

Sí, por supuesto que sí. TEN está totalmente comprometido con la agricultura en la zona asesorando a los agricultores tanto en el análisis de sus tierras como en las dosificaciones del abonado dependiendo del cultivo, e incluso subvencionando parte del gasto que requiere el abonado.

¿Qué beneficios aportan los fertilizantes orgánicos frente a los químicos?

Los abonos químicos son una solución rápida y eficaz a corto plazo pero que envenenan a las personas y al medio ambiente. Los abonos orgánicos, sin embargo, proporcionan todos los nutrientes que la planta necesita sin contaminar. La verdad es que son muchos los beneficios de los fertilizantes orgánicos frente a los químicos, pero los más importantes son que mejoran el suelo, favorecen las descompensaciones de PH, mejoran la capacidad para absorber agua y no contaminan las aguas subterráneas. Además, por supuesto, de requerir un menor coste energético en su fabricación.

¿Cree que el consumidor está al tanto de esta realidad?

Según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación referidos al año 2020, Galicia ha consumido 43.000 toneladas de fertilizantes químicos frente a las 48.700 consumidas en 2010. Durante estos mismos años, en TEN hemos visto cómo han crecido nuestras ventas de compost y cómo se han diversificado aplicándose en diferentes cultivos, como plantaciones de frutales, monte, cereales o viñedos. En definitiva, los fertilizantes orgánicos, son buenos y necesarios para nuestros suelos.

Economía circular, cerrar el círculo… Suena bien, pero, ¿cree que la sociedad es consciente de lo que eso implica?

Estoy convencida de que no lo es. Creo que gran parte de la sociedad está sensibilizada con el medio ambiente, que quiere reciclar, que separa en sus domicilios los residuos, pero toda esa concienciación termina en cuanto se echan al contenedor. A partir de ahí, nadie quiere una planta de valorización de residuos cerca de sus casas y, si puede ser en otro país, mejor. Parece que a nadie le importe la huella de carbono en esos casos.